La recompensa Dios te la dará públicamente cuando hagas el bien en privado.

“Haz el bien sin mirar a quién” es un proverbio popular que significa que no se necesita de aprobaciones ni de comparaciones para hacer el bien.“Haz el bien sin mirar a quién” también tiene la connotación de que el bien se hace siempre de forma desinteresada.